Prepárate para tener un embarazo sano 


Durante el embarazo se pide a las mujeres que tengan una vida lo más sana posible, pero esto es importante desde antes; cuando estamos tratando de concebir.

Mantenerse físicamente activa, comer bien y reducir el estrés son algunas de las muchas maneras en que puede preparar su cuerpo para que esté de la mejor forma posible. Nuestra Dra Karina Sequeira, nos da 6 consejos para tener un embarazo sano. 

1. Mantenerse activa 

Una manera muy importante de prepararse para el embarazo es lograr y mantener un peso saludable. Tener sobrepeso u obesidad puede conllevar muchos riesgos tanto para la madre como para el bebé, lo que las mujeres normalmente pueden reducir o eliminar al bajar de peso. Aquellas mujeres por debajo del peso adecuado también están predispuestas a infertilidad que pueden remediar con una nutrición adecuada y alcanzando un peso óptimo. 

En muchas mujeres con un IMC por sobre el normal, cambios en la nutrición, el ejercicio y el estilo de vida han demostrado marcar una notable diferencia en el potencial de fertilidad. Estudios han determinado que, en el caso de estas mujeres, perder apenas entre un 5 y un 10% de su peso corporal puede mejorar considerablemente los resultados. 

2. Terminar con los malos hábitos 

Todos saben que fumar plantea riesgos para la salud en general, pero muchos no se dan cuenta del impacto que esto puede tener en su fertilidad. Estudios han demostrado que las mujeres que fuman presentan una tasa de infertilidad de aproximadamente el doble de aquellas no fumadoras (American Society for Reproductive Medicine: Smoking and Infertility, 2014). El tabaco también ha demostrado aumentar la tasa de abortos espontáneos y se asocia con la aparición de la menopausia de 1 a 4 años antes de lo esperado. Dejar el cigarrillo y otras conductas de riesgo, como beber en exceso y usar sustancias ilegales, es esencial para minimizar sus probabilidades de sufrir un aborto espontáneo y de promover un embarazo sano. Evite beber más de 3 tazas de café al día cuando esté tratando de concebir o esté embarazada, ya que esto puede aumentar las tasas de abortos espontáneos. 

3. Reducir el estrés 

Para muchas mujeres, es posible que sus niveles de estrés ya estén altos cuando inician un tratamiento. Si se siente abrumada, le recomendamos unirse a un grupo de apoyo o probar terapias más holísticas, como la yoga, la acupuntura o la meditación. Sabemos que muchos pacientes necesitarán algún tipo de tratamiento para la fertilidad para lograr su meta de convertirse en padres. Aunque no se ha demostrado que el estrés disminuya las probabilidades de concebir, estudios han descubierto que mayores niveles de estrés se correlacionan con que pacientes abandonen el tratamiento antes de lograr embarazarse. Las terapias complementarias pueden ayudar a reducir los niveles de estrés durante el tratamiento. Mientras mejor se sienta, más fácil será el proceso. 

4. Revisar sus medicamentos antes de embarazarse 

Revise con su médico los medicamentos que usa actualmente a fin de asegurarse de que las dosis sean adecuadas y seguras durante el embarazo. En el caso de algunos medicamentos, es probable que su médico desee hacer la transición a otro medicamento alternativo antes de la concepción. 

Asegúrese de tomar vitaminas prenatales que contengan al menos 400 microgramos de ácido fólico, como mínimo desde los 3 meses previos a embarazarse y durante las primeras 12 semanas de embarazo. El ácido fólico puede ayudar a prevenir defectos congénitos importantes, incluida la anomalía del tubo neural. 

Se ha demostrado que bajos niveles de vitamina D afectan la fertilidad, de modo que debemos controlarla en todas nuestras pacientes.  

5. Conocer su historial médico 

Es importante revisar su historial médico, incluidas las vacunas recibidas. Su médico puede recomendarle determinadas vacunas antes de quedarse embarazada, durante el embarazo o justo después del parto. Es importante que las pacientes estén al día con las vacunas para condiciones tales como influenza, viruela, sarampión, paperas y rubéola, por mencionar algunas. Además, según las pautas del American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG, Colegio estadounidense de obstetras y ginecólogos), SGF recomienda la vacunación contra el COVID-19 para todas las personas que puedan considerar un embarazo a futuro. 

6. Controlar y tratar condiciones antes de quedarse embarazada 

Numerosas condiciones médicas pueden afectar negativamente al embarazo, incluida la resistencia a la insulina y el hipotiroidismo. Es importante que converse con su ginecólogo antes de comenzar un tratamiento para la fertilidad. Los médicos pueden hacer pruebas y tratar muchas condiciones de forma fácil y rápida, y el resultado del tratamiento puede aumentar enormemente su fertilidad, reducir las probabilidades de aborto espontáneo y promover un embarazo saludable tanto para la madre como para el bebé. 

No necesita reaccionar inmediatamente a cada consejo de esta lista, pero asegúrese de hacerlo de una manera que sea cómoda para usted. No se imponga muchos objetivos de una sola vez si cree que estos serán insuperables. El objetivo es estar en la mejor condición posible para concebir, tanto a nivel físico como mental. Su salud y su bienestar son lo primero, el resto se verá después. 


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.