Todo lo que necesitas saber sobre la infertilidad


Para parejas o mujeres que deciden ser madres por su cuenta, existen múltiples técnicas de reproducción asistida que permiten la llegada de ese esperado hijo o hija. Acá podrás resolver todas tus dudas para avanzar en ese anhelo.

“Relájate y verás como llega ese niño”. Se trata de un consejo bien intencionado para una pareja que se embarca sin éxito en la búsqueda de un embarazo. Y si bien, la frase busca dar confianza y calmar, en muchos casos no es suficiente para solucionar un problema que va más allá de la actitud.

La infertilidad se define como la dificultad para lograr un embarazo después de un año de actividad sexual sin protección. Tanto en Chile como a nivel internacional, se estima que su prevalencia alcanza a un 10-15 % de las parejas y el 8% requerirá de técnicas de alta complejidad para superarla.

Esta situación genera mucha presión en las parejas ya que no es inusual que choque con las expectativas que ellas y su entorno se han planteado. De ello pueden surgir sensaciones de fracaso e incertidumbre, algo que también pueden llegar a sentir mujeres sin pareja que desean ser madres.

Frente a un eventual caso de infertilidad, es necesario estar informado y acudir a un especialista. Acá abordamos los principales aspectos de esta problemática, así como sus tratamientos y pasos a seguir para superarla.

 

CAUSAS DE LA INFERTILIDAD

La infertilidad se presenta tanto en hombres como mujeres, e incluso en ambos miembros de la pareja, y sus orígenes son múltiples.

Algunas de la causas de infertilidad en mujeres son:

Falta de ovulación: Uno de los factores más relevantes que inhibe la posibilidad de un embarazo son los problemas de ovulación, es decir cuando los ovarios no liberan óvulos. Esto puede ser causado por enfermedades endocrinológicas como el ovario poliquístico.

Trompas de falopio bloqueadas: esta condición impide que los espermatozoides puedan llegar al óvulo.

Óvulos de mala calidad: La edad es el factor de mayor incidencia sobre la calidad ovocitaria de la mujer. Sin embargo, esto también puede originarse por problemas genéticos, inmunológicos, tabaquismo u obesidad, entre otros.

Útero con forma irregular: En este caso, la forma de este órgano dificulta que un óvulo fecundado se implante.  

Endometriosis: Se da cuando el endometrio, es decir la membrana mucosa que recubre la cavidad del útero, crece de forma anómala hasta otras áreas anatómicas.

Miomas uterinos: se trata de tumores benignos no cancerosos de distintos tamaños que crecen en la pared muscular del útero.

Algunos de los síntomas que puede experimentar una mujer infertil pueden ser:

  • Dolor excesivo durante la menstruación, sangrado abundante y dolor pélvico: en los tres casos podría indicar una posible señal de endometriosis.
  • Períodos irregulares: podría estar asociado con el síndrome de ovarios poliquísticos.
  • Períodos poco frecuentes: podría estar ligado a problemas de ovulación.
  • Acné, crecimiento excesivo de vello y obesidad: podrían estar asociados a irregularidades hormonales.

Causas de infertilidad en hombres:

Alteraciones en la producción del semen: disminución de su calidad y cantidad.

Baja movilidad de los espermatozoides, es decir no tienen la capacidad de desplazarse por el cuello del útero para encontrarse con el óvulo en las trompas de falopio.

Espermatozoides no formados adecuadamente (“morfología”), que le impide penetrar en la capa externa del óvulo.

Problemas de eyaculación: Entre estos puede figurar la eyaculación retrógrada, que es cuando el semen no sale por la uretra del pene sino que entra y queda sólo en la vejiga.

Desequilibrios hormonales: El mal funcionamiento del sistema de regulación hormonal puede ocasionar baja o nula producción de espermatozoides.

Consumo de drogas, alcohol, estrés y depresión pueden provocar disminución de la producción de espermatozoides.

Factores ambientales: Un hombre expuesto de manera sistemática a ciertos factores ambientales (como el calor, sustancias químicas o toxinas) puede ver reducida su producción de espermatozoides o afectar su función.

Clamidia o gonorrea no tratadas: estas dos infecciones de transmisión sexual (ITS) son motivo de infertilidad tanto para hombres como mujeres.

Entre los síntomas asociados a la infertilidad masculina se cuentan:

  • Dificultad para eyacular o eyaculación de pequeñas cantidades de líquido o dificultades para mantener la erección.
  • Dolor o hinchazón en el área testicular.
  • Crecimiento mamario anormal o disminución del vello facial o corporal, que puede dar cuenta de problemas hormonales.

 

TRATAMIENTOS

Lidiar con la infertilidad no es fácil y así lo señalan estudios que equiparan la angustia que genera con enfrentar enfermedades muy complejas. La buena noticia es que la medicina presenta muchas opciones para superar este problema, desde los más básicos hasta tratamientos de alta complejidad.

Y estos avances no son sólo una opción para parejas, sino también para mujeres solteras, a través de tratamientos con espermatozoides de un donante o de conocido.

Tratamientos básicos

Coito dirigido

Es una de las opciones de tratamiento para la infertilidad más sencillas y permite programar las relaciones sexuales de una pareja junto a un equipo médico, luego de realizar los exámenes que indiquen si esta opción es viable.

Inducción de ovulación

Este tratamiento médico busca conseguir una óptima maduración de uno o varios óvulos en mujeres con trastornos de la ovulación. A través de medicamentos se facilita la liberación de las hormonas que estimulan los ovarios para que produzcan óvulos y las hormonas ováricas, estradiol y progesterona.

Inseminación intrauterina (IIU)

El objetivo de esta opción es aumentar la cantidad de espermatozoides que llegan a las trompas de falopio, pero son ellos los deben llegar al óvulo y fecundarlo por sí mismos. Para ello se introduce semen mediante una cánula en el interior del útero previo a la ovulación.

Tratamientos de alta complejidad

Congelación de óvulos

Esta opción permite a las mujeres conservar su potencial reproductivo congelando óvulos de “calidad” antes de pasar la barrera de los 40 años, con la finalidad de poder usarlos en una futura fecundación in vitro.

Fecundación in vitro (FIV)

A través de esta tecnología de reproducción asistida la unión del óvulo con el espermatozoide se hace en un laboratorio. Si de ello se obtienen embriones fecundados, estos son transferidos al útero materno para lograr un embarazo.

Esta es una opción tanto para mujeres solas como para parejas ya que se pueden usar los propios óvulos y espermatozoides, o los obtenidos a través de donación.

Transferencia de embrión congelado (TEC)

Los embriones obtenidos mediante técnicas de reproducción asistida como la fecundación in vitro y que no son transferidos al útero de la mujer, pueden ser criopreservados para su uso posterior.

Transferencia de un embrión seleccionado (eSET)

A través de esta técnica se busca evitar el riesgo de embarazo múltiple mediante la transferencia electiva de un solo embrión. Gracias a los avances en esta materia, las pacientes alcanzan las mismas tasas de éxito que cuando se transfieren dos embriones.

Donación de óvulos

En este caso, para el proceso de Fecundación In Vitro se usan los óvulos de una mujer donante. Se trata de un procedimiento requerido por mujeres de edad avanzada o con una función ovárica disminuida. Se trata de una tratamiento que ofrece una alta probabilidad de éxito.

SGFertility Chile posee el primer programa de ovodonación en Chile para que sus pacientes pueden elegir a la donante, tal como ocurre en Estados Unidos y también las donantes son estudiadas con los mismos criterios de selección que usa la FDA en USA.

Estudios genéticos embrionarios

Otro elemento relevante para quienes ser padres es contar con pruebas genéticas que permitan identificar anomalías cromosómicas o enfermedades en los embriones obtenidos mediante fecundación in vitro.

Apoyo necesario

Los tratamientos de fertilidad o la búsqueda de un donante son decisiones que requieren de una amplia reflexión y sopesar si las condiciones presentes y futuras garantizan el bienestar de ese hijo tan esperado. Además es recomendable realizarlo en una clínica que cuente con apoyo médico y sicológico para acompañar de la mejor manera a los pacientes, como es el caso de SGFertility.  

 


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *