¿Pensando en ser madre soltera?


La medicina ofrece opciones para las mujeres que, cada día con más frecuencia, deciden tener un hijo o hija, pese a no contar con pareja. Estas técnicas también se pueden aplicar a parejas del mismo sexo. Te invitamos a conocerlas en este artículo.

Los tiempos han cambiado y también lo ha hecho el concepto tradicional de familia. En este contexto, ser madre sin pareja y por opción es una realidad creciente en el mundo occidental, donde las mujeres ganan espacio en los espacios laborales, políticos o deportivos.

Datos recientes señalan, por ejemplo, que en España uno de cada cuatro tratamientos de reproducción asistida se realiza en mujeres sin pareja. En general se trata de profesionales que legítimamente privilegiaron su carrera, terminaron una relación y les cuesta encontrar una pareja que cumpla con sus expectativas. O simplemente no desean emparejarse y ello no les hace abandonar sus ganas de ser madre.

Esta posibilidad no sólo resulta atractiva para mujeres que ya se consolidaron laboralmente. Cada vez son más las mujeres jóvenes y sin pareja que recurren a tratamientos de reproducción asistida.

 

LA DECISIÓN

La experiencia muestra que una determinada composición familiar no garantiza el bienestar de un niño o niña. Para lograrlo, se debe tener la decisión y capacidad de otorgarles un ambiente de amor y estabilidad. Y por supuesto, una madre soltera puede proporcionarlo.

Si estás pensando en dar este paso, te recomendamos considerar lo siguiente:

Los temores y la incertidumbre son normales. La mayor parte de las personas, con o sin parejas, se preocupan de las implicancias que tendrá la llegada de un hijo y ello puede generar una entendible preocupación.

Estabilidad financiera: Es importante considerar si tienes un trabajo o ingresos que permitan contar con estabilidad económica para “correr sola” con los gastos.

Red de apoyo: Es aconsejable contar con amigos o familiares que puedan acompañarte durante el proceso de reproducción asistida. Así te podrás alejar de sentimientos como la soledad o ansiedad, que pueden ser contraproducentes para tu tratamiento.

No todo el mundo compartirá tu visión: No esperes que todos tus amigos o familiares vean o valoren la necesidad que te llevó a tomar la decisión.

Debes tener múltiples proyectos de vida: Siempre existe la posibilidad de que un tratamiento se retrase o no llegue a gestación. Por ello es aconsejable no enfocar las energías exclusivamente en función de su resultado sino también tener otros proyectos de vida.

Asegúrate de realizar tu tratamiento en una clínica que cuente con equipo capacitado que no solo te apoye en lo clínico sino también humana y psicológicamente.

 

ALTERNATIVAS DE FERTILIZACIÓN

Antes de iniciar cualquier tratamiento, tu médico realizará un estudio de fertilidad femenino, que al menos considera un examen para verificar tu función ovárica e hipofisaria, además de una ecografía. A partir de eso se tendrá más claridad sobre los caminos a tomar.

Inseminación artificial para madres solteras

La inseminación artificial es un procedimiento de baja complejidad y de los más económicos, que se lleva a cabo mediante la introducción en el útero de espermatozoides obtenidos de un donante, tras estimular y calcular la ovulación.

Está indicado para mujeres jóvenes con buena reserva ovárica, aunque también se puede realizar mediante estimulación ovárica a través de medicamentos.

Una de sus grandes ventajas es que se trata de una práctica poco invasiva ya que la fecundación se da en un solo acto y existe una mayor permanencia de la futura vida dentro del cuerpo de la madre.

Para un mejor resultado, los espermatozoides son sometidos a técnicas especializadas de laboratorio con el objetivo de incrementar su potencial y acrecentar las posibilidades de fecundación.

 

Fecundación in vitro (FIV) para madres soltera

Se trata de una opción de mayor complejidad que, en general, se aplica a mujeres con una baja reserva ovárica, de mayor edad o cuando han fallado tratamientos previos, como la inseminación artificial.

 

En este caso, la unión del óvulo con el espermatozoide de un donante se realiza en un laboratorio mediante la técnica de FIV convencional (una placa de cultivo un óvulo rodeado de espermatozoides) o a través de una inyección intracitoplasmática de espermatozoides (que utiliza una pipeta para introducir el espermatozoide dentro del óvulo).

 

Posteriormente se realiza un cultivo de los embriones que han logrado ser fecundados, se seleccionan los de mejor calidad y se realiza una transferencia embrionaria al útero de la paciente.

 

Ovodonación

Este es un tratamiento que se aplica generalmente a mujeres que ya superaron los 40 años, por lo que la calidad de sus óvulos es deficiente. Para suplir esa falencia se usan uno donado por mujer más joven para aumentar las posibilidades de un embarazo. Este procedimiento cuenta con tasas de éxito cercanas al 60% y es aconsejable de realizar sólo hasta los 49 años.

 

Embrioadopción

La recepción de embriones donados es una técnica que permite transferir a la paciente un embrión donado, habitualmente por parejas que han conseguido ser padres y poseen embriones criopreservados. La tasa de éxito de esta modalidad se acerca al 40%.

 

TAMBIÉN SON OPCIÓN PARA PAREJAS HOMOPARENTALES

Recurrir a la reproducción asistida también es una opción para parejas del mismo sexo. Al igual que en el caso de las mujeres que deciden ser madres solteras, estas parejas pueden recurrir a la aplicación de la inseminación intrauterina y la fertilización in vitro, entre otras.

 

Las parejas de mujeres deberán tener un donante de espermatozoides (anónimo o conocido), mientras que las parejas de hombres necesitarán una donante de óvulos, una madre gestante sustituta y realizar un tratamiento de fecundación in vitro.

 

En el caso de las parejas de lesbianas, el método ROPA les permite participar conjuntamente en el proceso del embarazo. A través de este procedimiento de fecundación in vitro una de ellas aporta el óvulo con la información genética y la otra llevará el embarazo a término en su vientre.

 

Para el caso de madres gestantes sustitutas, SGFertility ofrece el servicio en sus oficinas de Estados Unidos.

 

ACOMPAÑAMIENTO SICOLÓGICO

La American Society for Reproductive Medicine (Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva) recomienda que toda persona que use espermatozoides de un donante, ovodonación o madre gestante sustituta cuente con un programa de apoyo sicológico, como el que entrega SGFertility.

 

Si deseas tener un hijo y te identificas con algunas de las situaciones expuestas no dudes en contactar a un equipo de especialistas.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *