Ovodonación, un tratamiento de fertilidad con alto porcentaje de éxito


Esta técnica consiste en la transferencia al útero materno de un embrión obtenido a partir del óvulo de una donante. Te invitamos a conocer más sobre esta opción que ofrece altos porcentajes de éxito.

Para una mayoría, el convertirse en padres forma parte de su realización como personas. Sin embargo, a veces esa meta puede complicarse debido a problemas de fertilidad, una situación que en el mundo afecta a entre el 10 y 15 % de las parejas.

La buena noticia es que la medicina reproductiva ha logrado grandes avances que otorgan más opciones para afrontar las distintas formas de infertilidad, con tratamientos que van desde los más accesibles hasta las más especializados.

La ovodonación es una de estas técnicas y se orienta, principalmente, a mujeres y parejas que no han logrado éxito con otros tipos de tratamientos, y también a pacientes mayores.

Este tratamiento de reproducción asistida consiste en la transferencia al útero materno de un embrión obtenido a partir de la fecundación de óvulos de una donante. La inseminación de esa célula se puede realizar a partir de los espermatozoides de la pareja de futura madre o también de un donante en el caso de mujeres que deciden ser madres solas.

En los siguientes párrafos podrás conocer los aspectos más relevantes sobre la ovodonación.

EL PASO DE LOS AÑOS, UN ENEMIGO DE LA FERTILIDAD

Las mujeres tienen una dotación finita de ovocitos, que son la célula germinal femenina que se convertirá en un óvulo maduro. Con el paso de los años irán disminuyendo de manera irreversible, en calidad y cantidad, hasta llegar la menopausia.

Se estima que cerca de los 35 años, cada mujer conserva sólo un 10% de la reserva ovárica inicial.

En cuanto a la calidad de los ovocitos, cerca del 50 % de los óvulos de una mujer de 40 años podrían presentar alteraciones cromosómicas, lo que abre la puerta para que se presenten dificultades en el embarazo y aumenten de las probabilidades de un aborto espontáneo o de enfermedades genéticas en los hijos.

¿QUIÉNES SON CANDIDATAS A LA OVODONACIÓN?

  • Mujeres que no cuentan con una reserva ovárica adecuada en cantidad y calidad. La probabilidad de embarazo con fecundación in vitro o con óvulos propios para una mujer de 40 o más años es baja y en caso de conseguirse ese objetivo puede haber abortos espontáneos o enfermedades genéticas.

  • Mujeres con falla ovárico por menopausia, fallo ovárico precoz, con cirugía ovárica o ausencia de ovarios.

  • Mujeres o parejas que sumen varios intentos de fecundación in vitro sin éxito o abortos recurrentes.

  • Mujeres que padezcan alguna enfermedad genética que puede ser transmitida a sus hijos.

Para acceder a la ovodonación es necesario que la mujer no padezca enfermedades incompatibles con el embarazo. En Chile no existe una ley que regule la edad máxima para someterse a este tratamiento, sin embargo la Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva (SOCMER) al igual que la ASRM en USA determinaron que no se hace tratamiento a mujeres obre los 50 años de edad.

VENTAJAS DE LA OVODONACIÓN

  • La tasa de éxito de la ovodonación se encuentra dentro de las más altas en cuanto a técnicas de fertilidad, alcanzando un 60% e incluso 70% de efectividad en el primer intento.

  • La alta tasa de éxito se explica por la calidad del óvulo, que en este caso es donado por una mujer joven y sana.

  • La futura madre que recibirá la transferencia del embrión no necesita un tratamiento previo con medicamentos, pues no requiere estimulación ovárica.

  • Esta opción baja considerablemente el riesgo de aborto.

  • Se evita la transmisión de enfermedades genéticas a los hijos.

 

¿QUIÉNES SON LAS MUJERES QUE DONAN SUS ÓVULOS?

  • Se trata de mujeres sanas, de hasta 30 años para garantizar una mayor cantidad y calidad de los ovocitos.

  • No tienen antecedentes familiares de enfermedades genéticas.

  • Además, se les realizan exámenes para descartar enfermedades de distinto tipo (transmisión sexual, infecciosas, etc.) así como tests psicológicos, entre otros.

  • Se realiza un pareo entre donante y receptora, considerando el grupo de sangre y el aspecto físico.

En el caso de SGFertility Chile, las pacientes pueden elegir a su donante -tal como ocurre en Estados Unidos- y todas ellas han sido sometidas a testeos para detectar 175 enfermedades genéticas. Además cuentan con una alianza con Cryobank Donor Egg Bank, uno de los bancos de óvulos más grandes en el mundo. Por lo que todas las donantes están estudiadas y aprobadas por la FDA (Food&Drug Administration).

El semen que se usa para fertilización del óvulo, en tanto, puede provenir de la pareja de la mujer o puede ser de un donante. En el segundo caso, éste debe presentar buena salud, lo que se garantiza con la realización de exámenes para descartar enfermedad de transmisión sexual o genéticas.

CÓMO PARTE EL TRATAMIENTO

Lo primero, por supuesto, es recurrir a un especialista o a una clínica que dé las garantías tanto profesionales y que esté fuertemente orientada al apoyo humano y psicológico de sus pacientes.

Tras la primera consulta se encargará un completo estudio de su fertilidad para determinar un diagnóstico y el posterior y más adecudo tratamiento.

Si se determina que la ovodonación es el tratamiento indicado, los médicos evaluarán a la donante garantizando su compatibilidad con la receptora. Entre otros aspectos se privilegiará coincidencia de ambas en cuanto a color de pelo, ojos, estatura y complexión.

La donante recibirá estimulación ovárica para obtener ovocitos de calidad, y la posterior unión del óvulo con el espermatozoide se realizará mediante la fertilización in vitro, es decir en un laboratorio. Tras ello se implantará un embrión en el útero de la mujer, quien puede recibir medicación para proporcionar al endometrio la capacidad de lograr la implantación de manera óptima.

El endometrio, además, será monitoreado con ecografías para determinar el momento más adecuado para la implantación embrionaria.

EL ESPERADO MOMENTO DEL EMBARAZO

Tras la implantación del o los embriones, el embarazo se confirma con una prueba para detectar gonadotrofina coriónica humana (beta-hCG), conocida como la hormona del embarazo, que es secretada por el organismo una vez que se produce la implantación en el endometrio. Posteriormente se realizará una ecografía para asegurar que la implantación se logró de buena manera.

Es necesario destacar que los síntomas que sentirá una mujer embarazada mediante esta técnica de reproducción serán los mismos que en el caso de una persona que logró la concepción de manera natural. Por tanto, en algunos casos se requerirá guardar reposo y estar atentos ante cualquier sangrado o signo de peligro que pueda interferir el proceso.

Es importante volver a resaltar que la ovodonación es una técnica que garantiza altos porcentajes de éxito para lograr el sueño de ser madre.

Si tienes interés de conocerla más a fondo te recomendamos consultar con un especialista o centro de reproducción asistida que cuente con el apoyo multidisciplinario que se requiere para cumplir con éxito tu meta.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *