Los pasos de una extracción de óvulo para uso en FIV


embarazo por fecundación in vitro

La Fecundación In Vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida en la que se extraen los óvulos, se fecundan en el laboratorio y, una vez que los óvulos están fecundados, uno de los  embriones resultantes se introducen en el útero para que continúen su desarrollo y el resto de los embriones resultantes se congelan para futuros tratamientos.

Sin embargo, hoy nos enfocaremos en una etapa particular: la  extracción óvulos para FIV. Es un procedimiento quirúrgico sencillo que dura menos de veinte minutos. El requisito previo es estar en ayuno absoluto al menos seis horas antes de la operación.

 

Paso a paso

 

  1. Anestesia/sedación: Como es una intervención rápida, no es necesario utilizar anestesia general, sino que se lleva a un estado de sedación profunda. En este estado no se requiere respiración asistida y la recuperación es más sencilla.
  2.  Visualización: Para poder extraer los óvulos, el médico ingresará el ecógrafo, por vía vaginal. Observando los ovarios e identificando los folículos ováricos, el doctor sabrá donde punzar para aspirar los óvulos.
  3. Absorción de los óvulos: El ecógrafo tiene incorporada una aguja especial para la aspiración. Con esa aguja se pinchan los folículos ováricos para extraer el líquido que se encuentra dentro de ellos en el que están los óvulos.

El líquido aspirado va directamente a tubos de ensayo que mantienen su temperatura y demás condiciones, alterándolas tan poco como sea posible, para mantener la viabilidad de los óvulos.

Los tubos son enviados al laboratorio donde se realizará el proceso de identificación y aislamiento de los óvulos para su fecundación.

  1. Cierre y etapa de reposo: La extracción óvulos para FIV no es una intervención invasiva, sin embargo, como cualquier procedimiento médico, tiene sus cuidados.

Luego de despertar de la anestesia, la paciente pasa unas horas en su habitación, hasta que se siente completamente recuperada y lista para ir a su casa, no es necesario internarla.

Por el resto del día y, para mayor precaución, durante el día siguiente, es mejor que la paciente no haga esfuerzos y esté atenta a cualquier malestar, sangrado, mareo, etc. Sin embargo, puede realizar todas sus actividades rutinarias con normalidad, evitando ejercicios físicos.

 

¿Qué hacer antes?

 

Como ya explicamos, es común que en las primeras etapas del proceso de FIV se apliquen tratamientos de estimulación ovárica para recuperar la mayor cantidad de óvulos.

Mientras se realiza ese tratamiento, el doctor estará haciendo seguimiento al comportamiento de los ovarios, los valores hormonales, etc.  Cuando se considere que las condiciones son adecuadas, se aplicarán hormonas para iniciar la ovulación y luego de 36 horas realizar la extracción.

Como podemos ver es un proceso controlado, por lo que el momento en que se realizará la extracción está determinado previamente, y lo ideal es agendarlo y considerar la fecha para ajustar nuestro cronograma, recordando que durante y después de ese día tendremos que tener ciertas precauciones.

 

¿Tiene efectos secundarios?

 

Los riesgos durante la operación podrían estar asociados a la sedación, pero los problemas son improbables, ya que, como explicamos previamente es un nivel de anestesia muy bajo.

Los posibles efectos secundarios: mareos, sangrado ligero u otras molestias, se presentarían en la etapa de reposo post-operatorio. Si se observan síntomas anormales más graves que estos luego de la intervención, es importante acudir al médico.

La extracción de óvulos es rápida e indolora. Dentro de la complejidad que de un tratamiento de reproducción como una fecundación In Vitro (FIV), esta etapa, que a veces es a la que más tememos por ser una intervención, tiene riesgos mínimos y nos permitirá seguir avanzando hacia la gestación de nuestro bebé.

Para más info. llámanos al 2 3263 8900 o agenda una hora aquí

 


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *