Lo que debes saber acerca de tu fertilidad si estás tratando de quedar embarazada


Cuando se trata de la fertilidad (o la capacidad para lograr el embarazo) de una mujer, existen muchos conceptos erróneos acerca de la salud reproductiva, tratar de concebir y cuándo considerar ver a un especialista en fertilidad.

En Shady Grove Fertility, sabemos que es importante educar a las personas acerca de su fertilidad natural, de modo que ellas puedan tomar decisiones informadas acerca de cuándo sería el momento de considerar a un especialista en fertilidad si no se ha logrado el embarazo.

Les compartimos en este artículo con el Dr Cristian Jesam los 5 datos que debes saber acerca de tu fertilidad al tratar de quedar embarazada.

  1. Las tasas de embarazo natural son de 20-25% aprox. por ciclo

La mayoría de las parejas no logra el embarazo el primer mes en que intentan concebir activamente. Si no hubiese impedimentos importantes (tales como trompas de Falopio obstruidas, condiciones médicas subyacentes o un bajo recuento de espermatozoides), el 85% de las parejas logra el embarazo después de intentarlo durante 1 año.

Cuando una mujer entra a los veinte años, las probabilidades de quedar embarazada naturalmente en cada ciclo son apenas cercanas al 25% cada mes. Esa cifra disminuye gradualmente a los veinte y al inicio de la treinta. Una vez que la mujer se acerca al fin de los treinta y parten los cuarenta, la tasa de embarazo natural cae a menos del 15%.

  1. La infertilidad es común

La mayoría de las parejas en que la mujer tiene ciclos regulares y tiene 35 años o menos, lograrán un embarazo durante el primer año de tener relaciones sexuales sin protección, sin embargo 1 de cada 8 parejas tendrán dificultades para concebir. Las razones subyacentes para la infertilidad se pueden clasificar por factor femenino, factor masculino o una combinación de ambos.

Cuando existe una condición que evita un embarazo exitoso y que las pruebas no pueden identificar, se diagnostica como “infertilidad inexplicable o sin causa aparente”. La infertilidad inexplicable se presenta en casi el 10% de las parejas.

Tenga cuidado al comparar sus experiencias de infertilidad con las de otras personas, porque no existe un protocolo de tratamiento ni un diagnóstico que se aplique a todos por igual. También es común que las parejas no tengan antecedentes familiares de problemas de fertilidad. Por este motivo, siempre es mejor enfocarse en su realidad y analizar su fertilidad de manera temprana con su médico de cabecera, ginecólogo o directamente con un especialista en fertilidad con el fin de obtener respuestas rápidas.

  1. El momento para la relación sexual no es exacto

Un ciclo menstrual normal dura de 21 a 35 días, con una ventana fértil los 5 días previos a la ovulación. Planifique tener relaciones sexuales durante este período de tiempo para aprovechar las mejores probabilidades de éxito para lograr un embarazo natural.

Una idea errónea común es que la eyaculación frecuente disminuye la fertilidad del hombre, pero lo que esto puede lograr es aumentar el estrés general del intento por concebir.

Tener relaciones sexuales cada 1 a 2 días durante este período ayudará a maximizar su fertilidad en un ciclo determinado. Si está usando kits domésticos para predecir la ovulación, basta con tener relaciones sexuales una vez que se detecte el aumento hormonal.

Sin embargo, las mujeres con ciclos menstruales irregulares tendrán más dificultad para determinar su ventana fértil. Existen varios métodos y herramientas que puede usar para especificar cuándo está ovulando de acuerdo con su ciclo menstrual, pero primero consideremos los pros y los contras de cada uno:

  • Uso de la temperatura corporal basal
    • Pros: la producción de progesterona aumenta potencialmente la temperatura corporal basal.
    • Contras: la temperatura corporal solo aumentará después de la ovulación, de modo que puede perder por completo la ventana fértil al basarse en este método.
  • Kits domésticos para predecir la ovulación
    • Pros: estos kits son útiles para las mujeres con ciclos menstruales regulares.
    • Contras: estos kits son altamente poco confiables para las mujeres con ciclos irregulares, debido a desequilibrios hormonales (como el síndrome de ovario poliquístico) que afectan a aprox. 5 millones de mujeres en edad fértil en los EE. UU.
  • Lubricantes
    • Pros: los lubricantes pueden ayudar en el placer de la relación sexual
    • Contras: algunos lubricantes pueden reducir la motilidad de los espermatozoides, como aquellos basados en aceite mineral, aceite de canola o hidroxietilcelulosa.
  1. No necesita esperar para ver a un especialista en fertilidad

Actualmente, las parejas tienen mucha más conciencia de los problemas de infertilidad que en el pasado. Muchas tienen amigos o familiares que han luchado con la infertilidad, pero que quizás no estén abiertos a conversar sobre estas experiencias.

Así mismo, hoy para las mujeres es más importante estar conscientes de su fertilidad, especialmente con más personas que eligen iniciar sus familias en una etapa más adulta de la vida.

Las pautas recomendadas sobre en qué momento consultar a un especialista en fertilidad son las siguientes:

  • menos de 35 años con ciclos regulares, relaciones sexuales sin protección y no se embaraza después de 1 año
  • entre 35 y 39 años con ciclos regulares, relaciones sexuales sin protección y no se embaraza después de 6 meses
  • 40 años o más con ciclos regulares, relaciones sexuales sin protección y no se embaraza después de 3 meses

También existen señales de advertencia que indican la necesidad de consultar pronto a un especialista en fertilidad, como ciclos menstruales irregulares, un historial de endometriosis, otros desequilibrios hormonales, un historial de cirugías abdominales extensas y otras más.

Un especialista en fertilidad puede ofrecerles a los pacientes un método de tratamiento individualizado basado en sencillas pruebas de diagnóstico que les indique la causa de su infertilidad.

  1. Tenga cuidado con las afirmaciones de que ciertos alimentos y terapias herbarias pueden mejorar la fertilidad

Podemos escuchar consejos de ciertas personas con buenas intenciones y de aquellas que han tenido “buenas experiencias” con ciertos alimentos, productos o hierbas. Se ha sugerido de todo, desde el corazón de la piña hasta insectos mexicanos y caldos de huesos para aumentar la “fertilidad”.

Declaraciones de fabricantes de vitaminas también sugieren que estas pueden mejorar la calidad de los óvulos o los espermatozoides. Muchos productos no están regulados, lo que hace altamente cuestionable su pureza, dosificación y efectividad.

Algunos remedios a base de hierbas de uso frecuente, como el dong quai, la cimicifuga racemosa y la hierba de San Juan, que se pueden usar para otras condiciones, pueden ser perjudiciales si está tratando de concebir y pueden interferir con los medicamentos para la fertilidad.

Es importante que le informe a su médico de todos los suplementos que usa. Solo porque sea herbario y natural no significa que sea seguro en todas las situaciones.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *