CÓMO ENFRENTAR LA INFERTILIDAD SECUNDARIA


Quedar embarazada es como andar en bicicleta, ¿no?
Ya te has embarazado antes, así que, de seguro podrás volver a tener un embarazo exitoso.
Bueno, no necesariamente. Aunque para algunas mujeres embarazarse del segundo, tercer o cuarto bebé no presentan dificultad alguna, para otras constituye una experiencia completamente diferente.

De hecho, tener dificultades para concebir un bebé después de haber tenido ya un embarazo exitoso (lo que también se conoce como “infertilidad secundaria”) es más común de lo que se suele pensar. De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, Center for Disease Control), más de 3,5 millones de mujeres estadounidenses presentan infertilidad secundaria. En Shady Grove Fertility, aproximadamente el 50 % de las pacientes que vemos están buscando ayuda debido a la infertilidad secundaria.

Las estadísticas sugieren que la frecuencia de la infertilidad secundaria va en aumento. De acuerdo con la misma fuente de los datos, en 1982, poco más de 2,5 millones de mujeres estadounidenses experimentaban infertilidad secundaria, lo que significa que el número de mujeres afectadas ha aumentado en 1 millón en un lapso de 30 años.

Aunque este problema puede parecer desconcertante y paradójico, existen algunas razones lógicas que explican por qué la infertilidad secundaria está planteando un desafío para las parejas que desean ampliar sus familias.

¿QUÉ FACTORES CONTRIBUYEN A LA INFERTILIDAD SECUNDARIA?
La respuesta a la pregunta “¿Por qué me está costando tanto tiempo tener un bebé ahora, si no tuve dificultades antes?” no siempre es la misma para todas las mujeres.

Al explorar las causas subyacentes de la infertilidad secundaria, algunas mujeres consideran que tienen un problema relacionado con la infertilidad (como síndrome de ovario poliquístico) que, según dicen, debió haber evitado que tuvieran a su primer hijo.

Sin embargo, para otras mujeres, algo ha cambiado entre el nacimiento del primer hijo y su intento por concebir y tener otro.

Algunos factores de cambio comunes que causan dificultad para concebir un segundo hijo incluyen:

Edad materna
Eres mayor cuando deseas tener al bebé número dos, que cuando tuviste al bebé número uno. Dado que la fertilidad disminuye con la edad, tener un segundo o un tercer hijo se vuelve más difícil.

Problemas internos
En el lapso de tiempo entre el nacimiento de tu primer hijo y el intento por concebir el segundo, pueden haber ocurrido cambios en tu cuerpo. Cambios en tu útero, tales como infecciones; miomas previamente inexistentes y/o problemas con las trompas de Falopio que podrían dificultar el poder quedar embarazada y mantener el embarazo.

Factor masculino de infertilidad
Si estás tratando de tener un segundo hijo con una pareja diferente de la de tu primer hijo, el factor masculino de infertilidad (previamente no diagnosticada) podría estar contribuyendo a esta dificultad.

Aumento de peso
Muchas personas ganan peso a medida que avanza la edad. Tener sobrepeso u obesidad puede causar dificultades relacionadas con la fertilidad, lo que hace más desafiante poder concebir.

CUANDO SE ENFRENTA LA INFERTILIDAD SECUNDARIA, ¿ES NORMAL...
…Sentirse fuera de contexto entre pacientes de fertilidad? Sí.

Cuando tomes asiento en la sala de espera para tu cita, podrías sentir que no encajas en un centro de medicina reproductiva. Ya has estado embarazada. Ya has tenido un bebé. ¿Es acaso correcto que consideres ayuda médica?

Tener un hijo no hace que abordar la infertilidad sea necesariamente más fácil. Tienes el derecho de sentir deseos de tener otro bebé y el derecho de buscar tratamiento.

Además, recuerda que casi la mitad de nuestros pacientes enfrentan infertilidad secundaria. Así que en una sala de espera donde haya 10 personas, probablemente 5 ya tienen un hijo en casa.

…Sentir presión debido a los hijos previos? Sí.

Muchos niños piden hermanos. Ellos ven que sus amigos tienen hermanos y hermanas, y ellos también quieren uno.

Si tu hijo tiene edad suficiente, conversar con él o ella acerca de los desafíos y sentimientos que rodean el poder traer otro bebé a casa, puede hacerle sentir más cómodo(a). Puedes decirle a tu hijo que te gustaría tener otro hijo, pero que no es posible en este momento.

Si no sientes que conversar sea lo apropiado, puedes recordarle a tu hijo cuánto lo(a) amas y a tu familia de 3 integrantes. Puedes pedir ayuda a nuestra psicóloga para enfrentar estos aspectos.

…Sentirse culpable? Sí.

A pesar de que la infertilidad secundaria no es tu culpa, las madres suelen sentir que si ellas hubiesen tenido un segundo hijo antes, sus intentos hubiesen sido exitosos.

La única forma de superar esta emoción es recordarse a sí misma —con frecuencia, repetidamente— que la infertilidad secundaria no es tu culpa.

…Sentir alivio? Sí.

Quieres un segundo bebé. Realmente lo deseas. Entonces, ¿por qué sientes un cosquilleo de alivio?

Tener un hijo — en especial, el segundo — puede provocar un amplio conjunto de temores y emociones. Muchas personas experimentan partes iguales de entusiasmo e inquietud ante la idea de tener otra guagua.

¿De qué manera un nuevo hijo cambiaría a la familia ya existente? Dado que no hay forma de saberlo, puedes sentir alivio de no tener que enfrentar esta incertidumbre.

Sentir alivio no significa que hayas hecho algo malo, ni que haya algo malo contigo.

¿Dónde puedo conseguir ayuda?

La infertilidad secundaria puede ser un tema difícil de conversar con aquellos que no han enfrentado antes este desafío.

Los amigos y la familia pueden ofrecer consejos bien intencionados, pero mal informado, como “Mejor disfruta al hijo que ya tienes” o “Relájate, pasará cuando menos lo esperes”.

Aunque algunas personas pueden verse abrumadas por las emociones que acompañan a la infertilidad secundaria, a otras les hace muy bien conversar sobre su experiencia con aquellos que ya han vivido o están viviendo la infertilidad secundaria.

Si tiene un amigo o familiar a quien acudir, debes hacerlo en la medida en que te sientas cómodo(a). Si no fuese así (o si te sintieras más cómodo hablando con alguien más), busca ayuda en SGFertility nuestra psicóloga te podrá ayudar a enfrentar este camino.

Y recuerde hablar con tu médico acerca de las emociones que estás sintiendo a medida que avanza en el proceso de fertilidad. Nuestros especialistas en fertilidad pueden ofrecerte apoyo directamente o indicarte al profesional específico que puedes requerir.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *